Zuloaga en el París de la Belle Époque

En Artefamoso inauguramos el otoño acudiendo a la presentación de la exposición “Zuloaga en el París de la Belle Époque, 1889-1914” que abrirá sus puertas al público el 28 septiembre en la Fundación Mapfre de Madrid.

La Fundación Mapfre ofrece al público una nueva perspectiva de este pintor y su obra, alejándola de la idea de “España negra” que sobre Zuloaga tiene el público en general. La exposición se enmarca dentro del París de cambio de siglo en perfecta sintonía con el mundo moderno, a caballo entre la cultura francesa y la española, puesto que Zuloaga vivió en París intermitentemente durante 25 años y, por tanto excediendo los límites de la generación del 98.

Previous Image
Next Image

info heading

info content

Esta línea de visión, más cercana a la etapa clave de la modernidad, es más desconocida para el público español, pero es la que vertebra el montaje expositivo comisariado por Leyre Bozal Chamorro y Pablo Jiménez Burillo.

En París Zuloaga compartió intereses, inquietudes y amistad con diversos artistas, con los que intercambiaba impresiones y obras, como Émile Bernard y Auguste Rodin. La muestra ofrece no solo obra de Zuloaga, sino también de éstos sus grandes amigos, mostrando el diálogo que entre ellos hubo.

De nuevo la Fundación Mapfre, y en concreto los comisarios de la muestra Leyre Bozal y Pablo Jiménez, han realizado un ingente trabajo para conseguir traer a España en modo de préstamo obras de Zuloaga, y que, como nos comentó Pablo Jiménez Burillo, son de gran importancia dentro los museos en los que están expuestas. Cabe destacar en este sentido el apoyo excepcional del Musée d’Orsay.

Se han conseguido también obras de otros artistas como es el caso de “La Celestina (la tuerta)” de Pablo Picasso, 1904, obra clave del período azul del pintor, y que se  expone por primera vez en Madrid. Hemos de considerar un “regalo” poder disfrutar de ella en la capital, en diálogo con “Celestina” que Zuloaga pintó en 1906, y en la que este personaje aparece al fondo, de modo secundario. En esta obra apreciamos esa nota de ambas culturas, española y parisina, ya que lejos de ser una prostíbulo español, la escena está más cerca de un burdel parisino de Toulouse-Lautrec.

En la exposición podemos disfrutar de una extensa muestra de retratos y autorretratos. No en vano el siglo XIX es el del retrato. El género se desarrolló con gran profusión a modo de afirmación social de la nueva clase en alza, como instrumento de promoción social y un medio de inversión. Los artistas lo saben y buscan rentabilidad económica y presencia social a través de este medio, retratando a las altas clases sociales de la época que los buscan. En la muestra podemos disfrutar de varios retratos de la condesa Anna de Noailles, ejecutados con gran maestría por varios artistas de la época. Pero es el de Zuloaga el que más satisfizo a la condesa y, por ende, la efigie más recordada de la misma.

Además de estos retratos sociales, encontramos autorretratos o retratos entre los pintores, de gran sinceridad, muchos de ellos dedicados.

Encontramos esta reafirmación del artista, de su propio estatus social y de la búsqueda la inmortalidad

Podemos disfrutar de más de 90 obras, desde el Zuloaga en sus inicios como de su madurez pictórica, así como de otros artistas como Pablo Picasso, Henri de Tolouse-Lautrec, Giovanni Boldini, Jacques-Émile Blanche, Auguste Rodin o Émile Bernard.

La exposición se divide en varias secciones: Ignacio Zuloaga: sus primeros años, El París de Zuloaga, Zuloaga y sus grandes amigos: Émile Bernard y Auguste Rodin, Zuloaga retratista, La mirada a España y Vuelta a las raíces.

Para concluir desde Artefamoso os queremos recomendar el estupendo catálogo que, como nos tiene acostumbrados, ha editado la Fundación Mapfre con motivo de la muestra. No solo abarca un compendio de las obras expuestas, sino también una recopilación de fotografías de época, artículos de prensa y correspondencia que Zuloaga mantuvo con sus conocidos y amigos. Estas cartas y textos siempre nos permiten acercarnos a las motivaciones, ideas y anhelos detrás del pintor y artista.

Zuloaga en el París de la Belle Époque, 1889-1914
Sala Recoletos
Paseo de Recoletos, 23 – 28004, Madrid
del 28 de septiembre al 7 enero 2018

Entrada general: 3€ por persona
Entrada gratuita todos los lunes no festivos de 14 a 20 horas.

HORARIOS
Lunes de 14 a 20 horas.
Martes a sábado de 10 a 20 horas.
Domingos y festivos de 11 a 19 horas.

Bookmark and Share

Comentarios recientes

    artefamoso Written by:

    Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *